Antes de la boda
Indice

¿En qué consiste la separación de bienes?

La unión entre dos personas a través del matrimonio representa el amor que ambas se tienen y el deseo de iniciar una vida juntos. Pero, como toda relación, también tiene un lado económico que debe evaluarse detenidamente. Si te encuentras planificando el gran día, es importante que incluyas en la lista de cosas por hacer, el régimen económico que seguiréis tu pareja y tú durante el matrimonio.

A qué le llamamos régimen económico

Si no has escuchado hablar del régimen económico, te lo describimos brevemente. El matrimonio no se trata únicamente de la ceremonia y del gran día, sino también de una relación económica entre los novios y terceros. El día de la boda, no solo se da el 'sí quiero', también se firma un contrato económico que contiene una serie de normas jurídicas que se conocen como régimen económico matrimonial. Dentro de estas normas se encuentra la denominada separación de bienes.

El régimen escogido será determinante en el momento de un divorcio, una herencia, deudas o insolvencias. La legislación española contiene tres tipos de regímenes económicos: participación,  sociedad de gananciales y separación de bienes.

A qué llamamos separación de bienes

Un régimen económico mediante separación de bienes implica que cada miembro del matrimonio es propietario de su patrimonio personal, tanto si fue obtenido antes o durante el matrimonio. Es decir, cada cónyuge tiene la libertad de disponer de sus bienes y realizar transacciones comerciales con ellos, sin contar con la aprobación del otro miembro de la relación, su pareja.

Por otro parte, como ninguno de los novios tiene la obligación de aportar dinero o propiedades al otro, las deudas que algún cónyuge contraiga serán únicamente su responsabilidad. Si se trata de evitar conflictos futuros, esta es la opción más recomendada.

Ventajas de la separación de bienes

Entre las ventajas que tiene la separación de bienes destacan las siguientes:

  • En caso de divorcio, la separación de bienes es más práctica. Cada cónyuge mantendrá sus propios bienes y la separación resulta menos trabajosa.
  • No es necesario contar con la aprobación de la pareja para movilizar o negociar con los bienes.
  • Las herencias familiares no se comparten.
  • Es una opción más segura, ya que si alguna de las partes adquiere deudas o insolvencias durante el matrimonio, el otro cónyuge no debe hacerse responsable de las mismas.

Un aspecto de interés en un régimen de separación de bienes es cuando uno de los miembros del matrimonio se dedica exclusiva o parcialmente a las labores domésticas, sin contar con algún ingreso propio. Al momento de una separación o divorcio, a esa persona le corresponde por ley una indemnización económica, que puede ser cancelada mediante un pago único o a través de cuotas periódicas.

Aunque resulte un momento poco romántico o incómodo, si te encuentras camino de tu boda, es importante que te sientes con tu pareja y hables sobre qué régimen económico es más conveniente para ambos. En algunas comunidades autónomas, si la pareja no escoge un régimen económico en concreto, por defecto se aplicará la separación de bienes durante el matrimonio.

Buscador

Suscríbete en nuestro Newsletter

¡Déjanos tu email y recibe ideas y consejos para tu boda!

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE