Cómo montar un buffet de postres

Toda pareja de novios pretende que su boda sea divertida, original y que quede para el recuerdo de sus invitados durante mucho tiempo.

El momento del postre es uno de los más esperados durante el convite, y muchas parejas deciden apostar por presentar eso que siempre triunfa y hace disfrutar a los comensales: un buffet.

¿Cuándo entregamos el postre?

No obstante, es importante decidir cuándo se va a ofrecer. En este caso, se abren dos posibles opciones: la primera es que el postre del menú sea el propio buffet; la segunda, que el postre sea un plato más y que el buffet se desarrolle durante la barra libre. Es posible que lo más recomendable sea esperar al término del convite, ya que, de decantarse por el primer caso, podría resultar molesto que los invitados estén constantemente levantándose y moviéndose de sus asientos para acudir a por los dulces en las mesas en las que se ha instalado el buffet.

En cambio, si el menú finaliza de forma habitual con un postre ligero y suave, al darse paso al momento de la barra libre, los invitados pueden disfrutar del buffet de postres durante el resto de la velada, un detalle que será de agradecer.

Una vez decidido esto, queda la opción de optar por alimentos desarrollados por profesionales o por un despliegue de postres caseros cocinados por los novios. Cualquier opción es buena y siempre dependerá de la disposición y el tiempo con los que cuenten los contrayentes. Aunque acudir a expertos suele ser una forma de asegurarse y garantizar el éxito y la buena ejecución de las recetas.

¡Con un postre divertido tus invitados disfrutarán el doble!

Algo habitual en un buffet de postres es una fuente de chocolate, con la que los invitados se puedan divertir cubriendo chucherías o piezas de fruta, como fresa o plátano; hasta brochetas de churros troceados, ¿no es original? Deben quedar repartidos en fuentes o bandejas junto a la fuente.

Precisamente las chucherías suelen ser muy bien recibidas, especialmente a lo largo de la noche, tanto por niños como por adultos. Sus diferentes formas y colores dan lugar a un resultado muy atractivo estéticamente, y es posible distribuirlas en diversas cestitas.

No obstante, también es posible dar un paso más y apostar por postres más elaborados o exquisitos, como pueden ser los cupcakes o los maccarons, de colores vibrantes. Así como tartas de queso, zanahoria o de chocolate, Incluso bombones y pequeños pastelillos con frutas.

Cuida todos los detalles

La decoración puede contar con un estilo antiguo y elegante, rústico y de aire casero o incluso más moderno y minimalista. En cualquier caso, es recomendable incluir detalles y adornos, como unos cartelitos que indiquen el nombre de cada postre o velas que ofrezcan un toque especial.

Para dar el toque final, incluye una cajita o una cesa con bolsitas de papel o incluso cajitas especiales para transportar los dulces, y que así tus invitados puedan marcharse de la boda con una ración extra para disfrutar en sus hogares. Evitarás el desperdicio de comida y enamorarás a tus comensales por el detalle.

Buscador

Suscríbete en nuestro Newsletter

¡Déjanos tu email y recibe ideas y consejos para tu boda!

Ajustes de privacidad
Decide qué cookies quieres permitir.
Puedes cambiar estos ajustes en cualquier momento. Sin embargo, esto puede hacer que algunas funciones dejen de estar disponibles.
Este sitio web no podrá:
    Este sitio web podrá:
      INDICE