Consejos para elegir el catering perfecto

Agradar a la mayoría de los invitados a nuestra boda no es una tarea sencilla, especialmente hablando del menú que vamos a servir. Cada persona tiene un paladar distinto y conseguir que todos estén satisfechos y que el catering se encuentre dentro de las expectativas es una ardua tarea.

Aunque las bodas están conformadas por multitud de detalles, de momentos y de rituales, lo cierto es que es muy probable que lo que quede durante más tiempo en el recuerdo de nuestros invitados sea el banquete, lo que les hemos servido, su elaboración y la impresión que les ha dejado cada bocado.

Por eso elegir un buen catering para el banquete es una de las prioridades de cualquier pareja de novios pero, ¿cómo conseguirlo?

Encontrar el catering perfecto depende en gran medida de estos puntos básicos:

1. Tener claro el tipo de ceremonia que vamos a tener y su estilo predominante: si es una boda en el campo, con un aire vintage, si es una boda informal en la playa o si, por el contrario, se trata de una boda solemne por la iglesia donde la etiqueta es algo muy estricto.

Dependiendo de este aspecto, deberemos buscar un catering en consonancia con el resto de los elementos.

2. Quiénes van a venir a nuestra boda, es decir, número de invitados y su nivel socio-económico.

La primera parte, el número, será algo muy importante para tener en cuenta por la empresa de catering o el equipo de cocineros del restaurante, pues es probable que un menú excesivamente elaborado no sea viable por falta de tiempo cuando hay que servirlo a demasiadas personas. 

Por otro lado, si los invitados están acostumbrados a un tipo de comida sencilla con ingredientes que les son cercanos, quizá no sepan apreciar otros sabores y productos más complejos y a los que no tienen acceso normalmente.

3. Tener referencias acerca de los distintos servicios de catering a los que consultéis.

Hay empresas de catering que están más que habituadas a los grandes banquetes y saben muy bien organizar las raciones y el tiempo de las elaboraciones, además de saber actuar en situaciones que puedan generar mucho estrés.

Pero quizá haya algunas que o bien no cuenten con la experiencia suficiente, o bien la cantidad de camareros o cocineros no sea la adecuada y puedan surgir algunos problemas en cocina. 

Nunca está de más leer las opiniones de otros clientes o pedir recomendación a amigos o familiares que hayan contratado un catering recientemente.

Recuerda siempre que la experiencia es un grado.

Tratar de concretar un límite o presupuesto para este apartado de la boda. Haciendo un cálculo estimado podréis saber si lo que os ofrecen es caro o tiene un precio ajustado. También podéis plantear a las distintas empresas cuál es vuestro presupuesto para que sean ellos los que os digan qué menús entrarían dentro de él.

Conocer a ciencia cierta qué está incluido en el precio y qué no, como mantelería, cubertería o el IVA, que pueden aumentar el coste final.

Buscador

Suscríbete en nuestro Newsletter

¡Déjanos tu email y recibe ideas y consejos para tu boda!

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE