Damas de honor: ¿Está pasado de moda?

Existen muchas dudas sobre si la figura de las damas de honor sigue estando de moda o, por el contrario, es un concepto ya anticuado y fuera de tendencia.

Las damas de honor suelen ser las mejores amigas de la novia, quienes desean celebrar este día tan importante para ella de la forma más especial posible. De forma tradicional hacen coincidir la tonalidad de sus vestidos y van a juego con la novia, lo cual muestra un vínculo de unión y amistad irrompible.

Sin embargo… ¿Sigue la novia avisando a sus amigas para que sean sus damas de honor? En el post de hoy hablaremos sobre este interrogante.  

Origen de las damas de honor

La tradición de contar con una dama de honor para la boda es muy antigua. Se decía que, en la Edad Media, era necesario contar con diez mujeres vestidas iguales para acompañar a la novia y confundir a los malos espíritus.

Más tarde, serían las religiones protestantes quienes realzarían el término de dama de honor y pondrían de moda a este grupo de mujeres que se encargarían de acompañar y ayudar a la novia.

Sin embargo, en la mayoría de los países católicos como España, la figura de la dama de honor no es usualmente vista en las bodas, sino que son los pajes o los niños pequeños, quienes se encargan de acompañar a la novia hacia su camino al altar.

Cuál es el papel de las damas de honor

El rol principal de las damas de honor es acompañar a la novia y ayudarle en la planificación de la boda. Esto conlleva desde ayudar a la novia en la elección del vestido o del maquillador hasta estar pendiente de todos los detalles el propio día de la boda.

Parece tarea fácil pero más allá de eso, requiere de bastante compromiso y confianza por parte de las elegidas como de la novia.

Quienes pueden ser damas de honor

Realmente cualquiera puede ser dama de honor. La novia elige desde el corazón entre sus mejores amigas, hermanas o primas y le comunica a una de ellas que le encantaría que fuese su dama de honor, con la responsabilidad que ello conlleva.

Si la novia te elige, ten por seguro que te quiere de verdad y confía en ti para que todo salga perfecto en uno de los días más importantes de su vida. Por eso, tómalo como tal y rechaza en el caso de que no te veas capaz de satisfacer sus necesidades, seguro que lo entiende y no hay ningún problema. Es mejor ser franca desde el principio.

Sin embargo, como hemos mencionado con anterioridad, en España no es habitual que la novia tenga damas de honor, pero siempre se deja a la libre elección de la novia. Es ella quien decide cómo organizar su boda y quién considera que debe estar y quién no. Al fin y al cabo, es la protagonista de la celebración y debe sentirse especial.

¡Qué seáis muy felices y disfrutéis de una boda de ensueño!

Buscador

Suscríbete en nuestro Newsletter

¡Déjanos tu email y recibe ideas y consejos para tu boda!

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE