¿Ir solos o acompañados a una boda?

¿Te han invitado a una boda y no sabes si es mejor ir solo o acompañado? ¡No pasa nada! Primero que nada, ir solo a una boda no es ningún delito ni tienes que sentir vergüenza por ello, pero si quieres ir acompañado porque te hace ilusión vivir esa experiencia con alguien especial pues adelante.

No obstante, antes de precipitarte a tomar una decisión en este aspecto, tienes que tener en cuenta si en la invitación los novios permiten llevar acompañante o no. En algunas invitaciones la pareja contrayente no lo ponen, por lo que no temas en preguntarles con cordialidad. ¡Más vale pecar de precavido!

Ir solo a una boda

Muchas personas, dependiendo de la boda, deciden ir solos porque prefieren disfrutar del ambiente de amigos y no estar preocupándose por si la pareja se lo está pasando bien o no.

Esto es muy común cuando la boda es de alguien que pertenece al grupo de amigos cercanos, o incluso las damas de honor o los padrinos. De esta manera tienes la posibilidad de pasarlo genial con tus amigos sin pensar en nadie más que no seas tú, tus amigos y los novios.

En este tipo de celebraciones también tienes la oportunidad perfecta de conocer personas que, yendo acompañado, no podrías haber conocido, ya que cuando se va sin pareja se suele tender a relacionarse más. Somos seres sociales por naturaleza, por lo que es normal que quieras relacionarte con otra gente. ¡Seguro que te sorprendes!

Asimismo, hay ocasiones en las que los novios deciden si los invitados pueden ir acompañados o no, sea por el motivo que sea, como poco presupuesto, quieren una boda íntima o solo personas cercanas. De modo que no te queda más remedio que ir solo sí o sí. Allí te encontrarás con otras personas con la misma condición, así que os podéis hacer compañía mutuamente.

Ir acompañados

Si los novios dejan llevar acompañante, invita a esa persona especial con la que te gustaría disfrutar de un evento como este. Puede ser tu pareja, un amigo o amiga, también un familiar. Lo importante es que no obligues a nadie a ir porque tú y tu acompañante tenéis que estar cómodos en el ambiente. Hay que reconocer que hay personas a las que no les gusta las bodas y se tiene que aceptar.

De igual modo, si vas a ir acompañado a la boda no os metáis en una burbuja donde solo existís tu acompañante y tú. Anímate a hablar al resto de invitados y a presentar a tu pareja. Esto es válido tanto para las personas que conoces como a las que no, nunca sabes con quién te puedes encontrar y el buen rato que puedes llegar a pasar compartiendo una buena charla con alguien a quien no conocías.

Lo principal en las bodas es disfrutar de este momento tan bonito en el que dos personas han decidido casarse para convertirse en uno. Así que, tanto si vas acompañado como solo, disfruta de este día y deséales a los novios tus mejores deseos.

Buscador

Suscríbete en nuestro Newsletter

¡Déjanos tu email y recibe ideas y consejos para tu boda!

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE