¡Me caso por lo civil! ¿Qué debo tener en cuenta?

Cada vez son menos las parejas que deciden casarse en la Iglesia como manda la tradición, de hecho, las bodas civiles suponen dos de cada tres matrimonios en España, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Por lo que ya representan la forma más habitual para darse el "sí quiero".

Aunque hay algunos detalles que evidentemente no se ven afectados, como el banquete o el coche nupcial, sí que hay que tener en cuenta diversos aspectos que diferencia una boda por lo civil de una celebrada en una iglesia.

¿Qué debo tener en cuenta si me caso por lo civil?

El primer paso, como es de esperar, consiste en reservar la fecha para la boda, habitualmente con una antelación de seis meses como mínimo y el coste es gratuito en la mayoría de casos (no así si la boda es ante notario).

El gran requisito para poder llevar a cabo el enlace se basa en tener toda la documentación necesaria lista y preparada para el expediente matrimonial: el certificado de empadronamiento, la partida de nacimiento, el DNI y un par de fotocopias, declaración jurada de estado civil y copias de los documentos que deben ser firmados por los testigos que acudirán para que pueda tener lugar la boda civil.

En cuanto al tema de endulzar el momento, lo habitual es acudir primero a un pequeño cóctel junto a los familiares y amigos  en un lugar cercano a donde tendrá lugar el casamiento. La "ceremonia" civil tiene una duración aproximada de 15 o 20 minutos, sin embargo, durante la misma se pueden incluir momentos de lectura por parte de personas cercanas a la pareja o el clásico ritual de los votos, a través del cual la pareja contrayente podrá dedicarse unas bellas palabras de amor durante su boda.

El lugar donde se lleva a cabo la unión no dispone de decoración, al menos en principio, pero se recomienda consultarlo con la administración. Además, suele permitirse que los propios novios se encarguen de una decoración apropiada que no sea excesiva.

Planes para después de la ceremonia

Una vez finalizado y estando los novios oficialmente casados, existen dos tipos de celebraciones: una pequeña en la que las personas más cercanas al matrimonio acudan a un restaurante o algo similar; y aquella que quiere festejarlo por todo lo alto en un buen banquete nupcial. En este último caso, no hay diferencias, la idea es divertirse entre amigos y familiares y que los novios disfruten de una boda sin restricciones.

Casarse por lo civil suele redundar en unos costes menores, aunque es importante atender con cuidado a todos los requisitos que exige la administración y que habrá que preparar con detalle antes de que llegue el día del enlace. Para ello es importante consultar todo lo necesario y resolver cualquier posible duda que se tenga al respeto de dichos trámites. Una boda por lo civil supone el mismo resultado que una por la iglesia, de modo que es una opción igualmente idónea para que una pareja pueda unirse en matrimonio en un día especial y romántico.

Buscador

Suscríbete en nuestro Newsletter

¡Déjanos tu email y recibe ideas y consejos para tu boda!

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE