Seating Plan: 4 Cosas que debes saber

Se puede decir que el Seating Plan es aquel mapa que sirve para establecer un asiento específico a tus invitados durante el banquete. No hay que confundir con el Sitting Plan que, aunque es muy similar, este es el identificador ya posicionado en la mesa para que los invitados conozcan el sitio que les corresponde ocupar.

El Seating Plan no lo debes tomar a la ligera, ya no por el tema organizativo, sino que es una oportunidad para sorprender a tus invitados haciendo algo especial por ellos, como llamar a esa mesa con un nombre específico relacionado con los que se sientan en ella.

¿Por qué hacerlo?

Todo el proceso de la boda requiere de una planificación y organización previa, y el lugar a ocupar por tus invitados no es una excepción porque cada mesa debe ser especial y reunir en ella a personas con buen feeling para que la velada se desarrolle favorablemente.

Asimismo, la decoración es otro factor que no debes olvidar en el Seating Plan porque debe ser coherente con el resto de la boda. En este caso nos referimos a la forma que presentas este plan a tus invitados, por ejemplo en un palet, en un marco de fotos grande, como si fuese un mapa del tesoro, etc.

¿Quién lo hace?

Es tarea de los novios hacer el Seating Plan, ya que son los máximos protagonistas de la boda y los que conocen a los invitados y las relaciones que existen entre ellos. Por tanto, tomaos tu pareja y tú una tarde para prepararlo tranquilamente, aunque si tenéis dudas no temáis en apoyaros en vuestros padrinos.

¿Es imprescindible?

La realidad es que no, si optas en no hacer el Seating Plan y dejar libertad a que los asistentes se sienten donde quieran puedes hacerlo sin ningún problema. Sin embargo, siempre es recomendable en bodas con mucha gente para que no haya caos y personas sin asiento.

¿Cómo se hace?

No existe una manera perfecta de hacerlo, depende de los novios y de los invitados, ya que cada persona y relación es diferente. No obstante toma nota de los siguientes consejos para reducir el estrés que puede llegar a generar:

  • Antes que nada debes decidir la cantidad de personas que van a asistir para poder saber cuántas mesas necesitas.
  • Establece la forma en la que estarán organizadas las mesas y dónde va a estar la mesa nupcial.
  • Criterio de la organización de cada mesa: amigos con amigos, compañeros de trabajo, por parejas, familiares, etc.
  • Que se conozcan o que tengan algo en común: en relación al punto anterior, lo mejor para organizar las mesas es agrupar a grupos de gente que se conozcan para que no se genere un ambiente incómodo o que tengan algo en común, para que la conversación fluya.
  • No lo cierres antes de tiempo: el Seating Plan puede tener variaciones hasta, casi, el mismo día de la boda, por lo que no te cierres a posibles cambios y ten una lista de invitados suplentes en el caso de que alguno no pueda ir y confirme otro a última hora. De esta manera podrás jugar con los sitios vacantes.
Buscador

Suscríbete en nuestro Newsletter

¡Déjanos tu email y recibe ideas y consejos para tu boda!

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE