Celebrar una boda y un bautizo al mismo tiempo

No es raro ver cómo dos hermanos toman juntos la comunión cuando tan solo distan un par de años entre ellos. Y es que hacer dos convites prácticamente seguidos es un desembolso nada desdeñable para unos padres.

Aunque es menos habitual, lo cierto es que si los novios ya tienen un bebé y la boda es un paso más para formalizar su relación, pueden celebrar los dos sacramentos, el del matrimonio y el del bautismo, a la vez.

Por qué deberías celebrarlo todo a la vez

Tiene muchos puntos positivos.

Para los novios:

  • Contratan un único convite.
  • El fotógrafo profesional puede tomar fotos de ellos solos como pareja, de su bebé o de la familia al completo. Seguro que cuando el niño o niña sea un poco más mayor, le encantará ver esas fotos.
  • Los trajes: los novios tampoco necesitan comprar un traje a propósito para el bautizo.
  • Los detalles de boda para los invitados serán de boda y bautizo conjuntamente.
  • Si hay familiares o amigos que viven lejos, se reúnen todos este día y no tienen que volver de nuevo en otra fecha para el bautizo. Y si además les estamos pagando la estancia en un hotel, ya no volvemos a gastar este dinero más adelante.

Para los invitados:

  • Sólo ingresan dinero en la cuenta de los novios una vez, aunque pueden hacer algún detallito para el bebé, eso ya es opcional y depende de su cercanía familiar o amistosa.
  • Con un modelito basta y lo mismo para la peluquería y el maquillaje.
  • Una ceremonia para todo, que hay veces que son demasiado largas y tediosas.
  • Los niños son bienvenidos a la fiesta, así que ya no hay que pedir favores a vecinos, amigos o encasquetárselos a los abuelos (aunque eso también implica tener que estar pendientes de ellos y no poder volver a casa a las tantas)

Lo que no debes olvidar

Pero hay algo de lo que no hemos hablado: si organizar una boda implica ya muchos detalles, llamadas, visitas y servicios que contratar, boda + bautizo no se queda atrás.

Bueno, antes de que cunda el pánico, más abajo tenéis unos consejos para aclararos las dudas y que todo salga a las mil maravillas.

El diseño de las invitaciones

Ni de boda ni de bautizo. Puede parecer una complicación, pero resultará interesante crear algo nuevo. Podéis aprovechar para haceros unas fotos preboda los tres y elegir una de ellas para las tarjetas de invitación con las que anunciar este feliz acontecimiento, una imagen artística en blanco y negro de vuestras manos juntas, de un chupete entre dos alianzas, o dejaros seducir por las ideas que hay en la red para incluirlo todo de una manera atractiva.

Adaptar los horarios a los más pequeños

Ya no sólo por el bebé, sino también por el resto de niños que van a asistir a la celebración. Así que la ceremonia debería ser de mañana y en vez de cena para el banquete nupcial, la doble celebración os exige que sea comida.

Mantener una coherencia con el tipo de ceremonia

Si el deseo es bautizar al bebé en la iglesia, lo lógico es que los padres también celebren la boda por la iglesia. En el caso de preferir una boda civil, el bautizo también debería serlo.

Sin improvisaciones de última hora

El sacerdote, el juez o la persona encargada de oficiar la doble celebración deberá estar informada de que se trata de un enlace y un bautizo para que lo prepare y nos explique de qué forma se podría hacer todo conjuntamente, de un modo bonito y válido.

Menú infantil

En el caso de que la asistencia de niños no sea algo puntual, es mejor optar por tener un menú infantil específico para ellos, ya que los niños suelen ser más remilgados con la comida y no querrán probar nada que no coman habitualmente.

Muy importante también será asegurarse de que no tienen intolerancias o alergias.

Entretenimiento para los peques

Los niños se aburren enseguida, y cuando eso pasa, comienzan los lloros, las pataletas y los reniegos. Si no queréis que os estropeen el día por este asunto y necesitáis mantenerlos entretenidos un buen rato, una buena idea es contratar los servicios de animadores infantiles, pintacaras, payasos o, si hay una amplia zona libre, montar castillos hinchables, pues son algo que nunca falla.

Una tarta de bodas distinta

Una forma sencilla de incluir boda y bautizo en la tarta nupcial es añadiendo figuras de pasta de azúcar que os represente a los tres o un cake topper adaptado a esta doble celebración que luego os sirva como recuerdo para vuestra casa.

También se puede optar por un postre menos convencional, como los cupcakes, y sobre cada uno la inicial de uno de vosotros hecha en fondant o en cartulina.

Buscador

Suscríbete en nuestro Newsletter

¡Déjanos tu email y recibe ideas y consejos para tu boda!

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE