¿En qué consiste la ceremonia de la luz?

Las bodas acogen momentos únicos y llenos de significado para compartir. Uno de ellos es la ceremonia de la luz, o de las velas, que es básicamente una representación del amor que se confiesa la pareja que se va a casar, pero también es una conceptualización de la nueva vida en común de la pareja.

La ceremonia de la luz va un poco más allá del hecho de casarse. Si rememoramos un poco, para nuestros antepasados la luz era poderosa y le dieron el significado de pureza y energía. De ahí, quizá, la importancia de esta ceremonia, ya que bendice la unión y motiva a que el amor se mantenga con la misma intensidad que el primer día.

Al no pertenecer a ninguna religión se puede realizar tanto en bodas civiles o religiosas, solo hay que acordarlo con el oficiante para tener su consentimiento.

¿Qué se necesita para hacerla?

Lo único que se necesita para esta ceremonia son velas blancas, tres para ser exactos. Dos de las velas deben ser idénticas y son las que van a sostener los novios de manera individual. La tercera vela, la vela de la unión o la de la vida en común tiene que ser más grande que las otras dos y puede tener alguna decoración o inscripción, como los nombres de los novios o una frase.

¿En qué consiste la ceremonia de la luz?

En algunas bodas se suele introducir la ceremonia de la luz a los invitados, sobre todo para que sepan en qué consiste y su simbología, ya que puede ser que alguien no la conozca.

Luego, los novios encienden sus velas y las sostienen por separado. En estas dos velas se depositan las esperanzas y promesas de los contrayentes. Seguidamente, los novios tienen que dirigir sus velas hacia la vela de mayor tamaño, que representa la unión, para prender la llama al mismo tiempo. De esta manera, dan a entender que desde ese momento ya son una única persona y que trabajarán con esfuerzo y amor para mantenerla siempre encendida.

¿En qué momento se hace?

No hay un momento establecido, ya que no se rige por ninguna norma, así que, por lo general, se hace justo después de los votos o tras del intercambio de las alianzas, también depende de cómo se tiene la boda organizada, sobre todo en el caso de las civiles. Además, no suele durar mucho tiempo, solo depende de la lentitud o rapidez que se le vaya a dar o si se incluye algo más, como poemas o música de fondo.

Normalmente los novios se suelen guardar las velas como otro bonito recuerdo de ese día tan especial. Asimismo, al ser una ceremonia que no se encuentra bajo ninguna religión ni norma, es perfecta para hacerla en los aniversarios. Es una bonita manera de revivir de nuevo la llama, de olvidar los conflictos o problemas del matrimonio y para focalizar todos sus esfuerzos en profesar solo amor y respeto.

Buscador

Suscríbete en nuestro Newsletter

¡Déjanos tu email y recibe ideas y consejos para tu boda!

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE