Cómo elegir tus zapatos de novia

El vestido es lo primero que una novia piensa cuando se compromete, dejando a los zapatos en un segundo lugar e, incluso, para el último momento. Pero eso es un error.

Los zapatos que vas a llevar en tu boda juegan un papel fundamental, aunque no se vayan a ver demasiado y no sean los protagonistas, ya que tienes que estar durante toda la ceremonia y la celebración con ellos, al menos en teoría. 

Si no sabes cómo o cuándo elegir tus zapatos de novia sigue los siguientes consejos.

Tipo de boda

Antes de elegir tus zapatos ideales, tienes que tener en cuenta qué tipo de boda has escogido celebrar y el lugar de la misma. Si es la playa, por ejemplo, puede que sea mejor que lleves unas sandalias planas o, incluso, que vayas descalza; si es un lugar húmedo o lluvioso elige un zapato cerrado para protegerte del frío y del agua; y si es cálido opta por unos zapatos abiertos para evitar que los pies suden.

Cuanto antes los tengas mejor

No los dejes para última hora, es más, deberías tenerlos antes de que te empiecen a arreglar, o hacer, el vestido, para que puedan hacer las medidas correspondiente teniendo en cuenta cómo te quedará el vestido de novia con los zapatos puestos, así como sin ellos.

Si no tienes los zapatos definitivos puede que el largo del vestido no quede como se supone que debería de quedar, sino que estará más largo o más corto. 

Asimismo, no elijas los primeros que veas solo porque van a estar ocultos debajo del vestido. Los zapatos también son una parte fundamental y deben de ir acorde al estilo que hayas escogido para crear una armonía. 

Según el vestido

No te puedes olvidar de formar un conjunto. Si has optado por un estilo clásico, los zapatos deberían ir en la misma línea. No obstante, si eres una persona que quiere casarse con el tradicional vestido blanco, pero tu vida es muy colorida, puedes darle este toque de diversión al conjunto con los zapatos.

Busca comodidad

Elimina la “fashion victim” que hay en ti y ve a por lo cómodo y funcional. Sin embargo, esto no quiere decir que no puedas elegir los zapatos de tus sueños, sino que debes asegurarte de que son cómodos y seguros. Recuerda que tus pies no solo van a llevar tu peso, sino también el del vestido y seguro que no quieres ir tambaleándote hacia el altar. 

En esta misma línea, si no estás acostumbrada a llevar tacón alto no lo hagas, escoge un tacón mediano o pequeño para que puedas estar cómoda y con los que sepas que podrás caminar sin correr el riesgo de torcerte un tobillo. 

Practica antes de la boda

Es esencial que practiques unos días antes y domar los zapatos antes de la boda para evitar rozaduras o heridas, así como para caminar con total seguridad. Para ello llévalos puestos semanas antes por casa varias horas al día, y verás que en el día de tu boda te sentarán como un guante y no tendrás que preocuparte de ninguna molestia propia de un zapato nuevo.

Buscador

Suscríbete en nuestro Newsletter

¡Déjanos tu email y recibe ideas y consejos para tu boda!

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE