Cómo lucir joyas antiguas o heredadas

Heredar una joya de tu linaje familiar, o del de tu pareja, que ha sido llevada por tus antecesores es todo un privilegio y una responsabilidad al mismo tiempo, porque ahora te toca a ti cuidarla y regalarla a la siguiente generación en el momento oportuno. Estas joyas antiguas no son solo eso, joyas antiguas, sino que tienen una carga emocional muy importante, así como significado para la persona que lo regala y para quien lo recibe.

Esta joya entraría en el pack de las cuatro cosas imprescindibles que toda novia debe llevar en el día de su boda: algo viejo, algo nuevo, algo prestado y algo azul. Sin embargo, no siempre se sabe llevar o conjuntar estas joyas con el look que se quiere llevar a la boda. 

Consejos para llevar tus joyas antiguas 

 

La joya

No es usual que se elija la joya a recibir, pero si es el caso porque has pedido a tus familiares el tener algo antiguo para tu boda, escoge algo que vaya con tu estilo y con el que te encuentres cómoda llevándolo. Asimismo, también tiene que ir acorde con el look que hayas escogido llevar en tu boda para no generar demasiado contraste. 

Menos es más

Las joyas antiguas tienden a tener un estilo más recargado que las actuales, es por eso que siempre debes recordar la máxima de “menos es más”.

Si ya habías escogido las joyas para tu boda antes de recibirla, te toca escoger lo que no te vas a poner, porque no puedes llevar todo un conjunto de joyas que no tengan armonía entre sí. 

Con el vestido

Si te han dado un colgante debes recordar las reglas estilísticas para que no te haga el efecto contrario. Por ejemplo, si tu vestido tiene un cuello “V” puedes utilizar un colgante largo sin ningún problema, pero todo lo contrario si resulta que tu cuello es en forma de corazón o en “U”, ya que parecerá que eres más baja y que tienes el cuello más pequeño. En este último caso es mejor llevar una fina gargantilla.

Búscale otro lugar

Otra muy buena opción para llevar la joya antigua en la boda si no encaja con tu vestido, o con las joyas previamente escogidas, es buscarle otro lugar donde posicionarla. Puedes convertirla en broche, como accesorio para el pelo, puede ser parte de la decoración de la liga o incorporarla al ramo de flores. 

Otro lugar que puede ocupar la joya es como decoración en el cojín o en el recipiente donde colocaréis los anillos.

Renueva la joya

Si lo tienes permitido y no te entristece darle un aire más actual a la joya, siempre puedes llevar a que la renueven. Explícale al orfebre o joyero el valor sentimental que tiene la joya y, así, podéis acordar en conjunto qué renovación hacerle para que no pierda su esencia, pero dándole un toque más actual y que encaje con tu estilo.

Buscador

Suscríbete en nuestro Newsletter

¡Déjanos tu email y recibe ideas y consejos para tu boda!

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE