Qué joyas lucir en una boda

La elección de las joyas para una boda es una de las cosas que no se pueden pasar por alto, sobre todo para formar un conjunto equilibrado y porque, generalmente, las joyas elegidas suelen tener un significado detrás, sobre todo cuando son heredadas.

Te dejamos algunos consejos que te serán de gran ayuda a la hora de seleccionarlas.

Primero hay que pensar en el vestido y el velo

Antes de ir a por las joyas debes saber cómo va a ser el vestido y el velo. A partir de este punto, ya estarás lista para seleccionar aquellas joyas que mejor equilibran todo el junto.

En cuanto al vestido, también hay que tener en cuenta el escote y el color para, según estos dos aspectos, elegir el tipo de joyas:

Escote

  • Palabra de honor: mejor joyas pequeñas o finas acompañadas de unos pendientes a juego o bien, un colgante llamativo o unos pendientes largos, no ambos a la vez.
  • Cuadrado: el collar debe quedar unos centímetros por encima del escote o, en su defecto, unos pendientes largos.
  • Cuello barco: en colgante elige algo muy fino y unos pendientes pequeños.
  • Cuello halter: aquí no elijas ninguna cadena, sino más bien pendientes, aunque mejor si son sutiles.
  • Escote romano: al igual que en el caso anterior, la mejor elección en este caso es solo ponerse pendientes.

Color

  • Blanco puro: joyas en oro blanco, plata o platino
  • Marfil: joyas en oro
  • Blanco diamante: joyas en oro, oro rosa, plata o, incluso, puedes utilizar perlas

Joyas dependiendo del peinado

Este punto está muy relacionado con lo anterior, ya que se debe saber cómo se va a estar peinada en el día de la boda y cómo se va a colocar el velo:

  • Pelo suelto: pendientes algo más llamativos para que se vean, como la pedrería y un colgante muy fino, aunque si llevas el pelo suelto y el cuello del vestido es tipo cuadrado, mejor no lleves colgante.
  • Moño bajo o semirrecogido: pendientes pequeños, como las perlas o los diamantes. El colgante puede ser un poco más largo, pero depende del vestido.

Hora de la celebración

Muchas novias no tienen en cuenta el protocolo que dictamina la vestimenta en las bodas porque también las acoge a ella, no solo a los invitados. Si la boda es de día, siempre se recomienda que las joyas sean muy sencillas, pero si se celebra por la noche se pueden escoger joyas más llamativas.

Joyas atendiendo a la forma de la cara

No solo debes elegir las joyas por cómo es el vestido, sino también dependiendo de qué es lo que más te favorece a ti según la forma de tu rostro:

  • Redondo: joyas alargadas para estilizar
  • Cuadrado: joyas más curvilíneas y largas para generar contraste
  • Alargadas: escoge joyas con volumen
  • Ovalada: al ser un rostro armonioso le va cualquier forma de joya

Equilibrio ante todo

Intenta no recargar el look, ya que si tu vestido es muy llamativo las joyas no deben serlo tanto, sobre todo para generar un conjunto armonioso a la vista.

Si el vestido lleva mucha pedrería o brillantes, elige accesorios más sutiles, pero, si por el contrario el vestido es muy sencillo, puedes darle un toque más vistoso con unas buenas joyas.

Buscador

Suscríbete en nuestro Newsletter

¡Déjanos tu email y recibe ideas y consejos para tu boda!

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE