5 Mitos sobre las Bodas de Invierno

Que si una boda en invierno no es tan bonita como una en primavera, que si la novia no destacará igual, que si las fotografías saldrán oscuras… Lo cierto es que son muchos los tópicos que se tienen cuando se piensa en bodas de invierno, pero no todos son ciertos ni tienen que cumplirse obligatoriamente.

De hecho vamos a desmontar muchos de esos mitos que rodean a las bodas en invierno. 

Mito número 1: La novia tiene que ir tapada como un esquimal

Por lo general las novias prefieren utilizar vestidos de novia de manga larga, que es la tendencia para las bodas de otoño e invierno, pero no es ninguna imposición. Está claro que hará más frío que en verano, pero eso no quita que una novia quiera llevar un vestido de manga corta o de tirantes. 

Por un lado gran parte del tiempo estará en un lugar cerrado, donde la temperatura será superior a la exterior, y por otro, puede ser la ocasión perfecta para añadir complementos tan elegantes como una estola o un bolero al look nupcial.

Mito número 2: No se pueden celebrar bodas al aire libre

¿Quién dijo que no? Está claro que la lluvia puede hacer acto de presencia (¡pero como pasa el resto del año!), pero las bajas temperaturas no tienen por qué ser un impedimento. 

Al igual que ocurre con las terrazas de los bares, que en invierno colocan estufas exteriores, este elemento también puede formar parte de una boda de invierno. 

Además de dar calor, iluminan tenuemente y pueden ser el punto perfecto de romanticismo y delicadeza. Un toque hogareño genial que solucionará cualquier sensación de frío. 

Mito número 3: Sólo están permitidos colores sosos, aburridos y oscuros

Pues todo lo contrario. Un paisaje invernal puede dar mucho juego con los colores alegres, vistosos y que contrasten con las tonalidades propias de esa época, incluyendo la decoración de las mesas, las sillas y el lugar de la celebración en general. 

Los invitados también pueden llevar el vestido o el traje del color que deseen (excepto blanco y tonalidades similares, ya se sabe que este color queda reservado exclusivamente a la novia), aunque sí es verdad que un amarillo chillón o un fucsia muy veraniego podría desentonar un poco, ¿no crees? 

Mito número 4: Todas las fotografías serán en el interior

Puede que la novia tirite un poco, pero para eso están guantes, chaquetón de plumas y calcetines, es decir, lo que no se ve de una sesión de fotos. 

Entre toma y toma o en el camino de una ubicación a otra, abrigarse un poco puede ser el mejor remedio. Además, seguro que quedan unas fotos geniales, bien agarraditos para entrar en calor. 

Mito número 5: Los banquetes en invierno sólo incluyen platos calientes y pesados

Aunque el invierno lo asociemos a platos contundentes con productos de temporada, el menú puede estar compuesto por una gran variedad de opciones y propuestas que no tienen nada que ver con sopas y platos de cuchara.

Buscador

Suscríbete en nuestro Newsletter

¡Déjanos tu email y recibe ideas y consejos para tu boda!

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE