9 Canciones para brindis

El brindis es un momento que mezcla solemnidad y espontaneidad, todo a partes iguales.

Es ese instante en el que todos los asistentes al enlace se unen al unísono a la celebración, brindando por la felicidad y la prosperidad en el matrimonio de los ya convertidos en marido y mujer. Unos instantes breves, pero a los que podemos dotar de un carácter especial si añadimos un fondo musical que concuerde con la alegría e ilusión que se vive en esta fase de la celebración.

Igual como en otros pasos del ritual sí que hay más o menos una canción clásica establecida, como por ejemplo con la entrada al templo de la novia, con la Marcha Nupcial de Mendelssohn, para el brindis no hay una única opción.

Hay parejas que prefieren una de ritmo lento y sentimental, mientras que otros novios, como ya ha pasado la parte más solemne de la jornada, creen que es hora de darle algo más de vidilla a esta fase de la boda con una canción más movida y animada.

En los siguientes apartados te voy a dar algunas propuestas para ambos tipos de melodías. Quizá entre ellas encuentres la que formará parte de tu gran día.

Canciones lentas

Lo primordial, como siempre que busquemos una canción para algún momento importante, será que nos transmita algo, que forme parte del recorrido de nuestra vida común (por ejemplo, una canción que sonara el día que os conocisteis, la primera noche que fuisteis a bailar, o que esté dentro de la banda sonora de una película que os encanta a los dos).

Si no tenéis ninguna canción favorita o con una historia personal que os emocione, quizá es momento de buscar una nueva que se convierta en parte de vosotros a partir de ahora por su letra profunda o una melodía cargada de sensibilidad.

Ahí van algunos temas muy románticos:

- “Somos novios” de Armando Manzanero

Es un clásico muy conmovedor, que todo el mundo conoce y con una letra que va que ni pintada para el día de vuestra boda. Podéis incluso utilizarla también en vuestra entrada al salón de banquetes.

- “Someone like you” de Adele

Una canción muy potente gracias a la fantástica voz de esta cantante. Tiene un punto melancólico, pero puede funcionar.

- “Perfect Symphony” de Ed Sheeran (con Andrea Bocelli)

Una auténtica balada de lo más dulce y romántica. Es una canción que sirve tanto para la entrada de los novios como para el primer baile si os gusta un estilo más tradicional.

- “I’m alive” de Céline Dion

Un clásico que no pasa de moda, con toque romántico pero también con un ritmo más animado que os alegrará a todos.

- “Solamente tú” de Pablo Alborán

Esta conocida canción derretirá a todos los presentes. Es posible que los más sensibles derramen alguna lagrimita de emoción.

Canciones marchosas

La otra cara de la moneda son las canciones con un ritmo más potente, ideales para hacer que los invitados perezosos se levanten de la silla y se contagien del ambiente festivo.

- “A sky full of stars” de Coldplay

Una reconocible canción que gusta mucho a personas de todas las edades, con un estribillo muy positivo sobre el amor que anima a bailar.

- “Shape of you” de Ed Sheeran

Repetimos con este intérprete británico, pero en este caso con un tema dentro de un género pop mucho más marchoso.

Este artista tiene muchísimas otras canciones que pueden formar parte de este momento, como “Perfect” o “Thinking out loud”, así que, si os gusta su voz, mi recomendación es que las escuchéis antes de decidiros por una en concreto.

- “Love never felt so good” de Michael Jackson

Dale un toque actual a este temazo del rey del pop escogiendo la versión de Justin Timberlake.

- “Vida” de Ricky Martin

Totalmente alegre para este acto, será un gran broche de oro para el final del banquete y el comienzo de la fiesta.

¿Cuál es el origen histórico de los brindis?

Todos hemos brindado más de una vez para celebrar momentos de felicidad, e incluso para reírnos de las penas pero, ¿por qué alzamos y chocamos las copas para ello?

La palabra brindis viene del alemán "bring dir's", y significa "yo te lo ofrezco", y era la frase que se decía inmediatamente antes de darle un sorbo a la copa, así que todo eso de “chin chin” y “salud” es algo posterior.

En la antigua Roma, el hecho de que el anfitrión chocara su copa contra la de otra persona era un símbolo de confianza. Ya se sabe que en los banquetes colocar veneno en la bebida era un método muy usado de asesinato, así que cuando chocaban fuertemente las copas, el líquido podía derramarse y pasar a la otra copa.

Si el anfitrión bebía con total tranquilidad, entonces es que no había ningún temor a que fuéramos envenenados.

¡A brindar todos! ¡Que vivan los novios!

Buscador

Suscríbete en nuestro Newsletter

¡Déjanos tu email y recibe ideas y consejos para tu boda!

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE