Ideas para preparar un desayuno romántico

Pocas cosas se agradecen tanto como el detalle y el esmero de preparar un desayuno romántico a tu pareja, una sorpresa para empezar el día de la mejor forma, especialmente si se trata de un sábado o un domingo en el que no hay prisa por acudir al trabajo. No se trata de un plan únicamente pensado para celebrar San Valentín, sino que puede ser un regalo que ofrecer a la persona querida en cualquier momento del año.

Conlleva un mínimo de planificación, no obstante, el primer paso -y más difícil de todos- se produce la mañana misma del obsequio: que tu pareja no sospeche ni se entere. La idea es que sea el desayuno quien despierte a su destinatario, no tus ruidos al manipular los objetos de la cocina o al salir de la habitación en la que dormís.

¿Desayuno salado o dulce?

Una vez superado este obstáculo hay que contar con un plan, que empieza con esta decisión. Conocer a la persona es esencial a la hora de decantarse por una opción u otra, ya que establecerá el menú escogido. Bien es cierto que, en un momento dado, es posible recurrir a empresas que se encargan de preparar la comida y llevártela a casa. Pero algo hecho por ti mismo, con dedicación y amor, será mucho más valorado.

Por ello, y tras haber escogido una opción salada o dulce, es hora de ponerse manos a la obra. Hay tantas opciones como gustos, algunas ideas para un desayuno salado podrían ser: una tortilla de jamón y queso, tostadas de jamón serrano o de aguacate, un revuelto de huevo acompañado de champiñones.

Por otro lado, los más golosos disfrutarán de: tostadas de mantequilla y mermelada (pueden presentarse de diferentes sabores -melocotón, frambuesa, calabaza-); una buena taza de chocolate caliente; bollería, magdalenas o pasteles procedentes de una pastelería casera. Otra opción muy sencilla es una mezcla de yogur con frutas troceadas, para las que pueden emplearse fresas y otros frutos rojos, plátanos o algo más exótico como el mango.

La magia está en los detalles

La bebida también es importante, puede ser café, té o un zumo de naranja natural, la presentación se debe cuidar. Por ejemplo, escoger un vaso grande y bonito, o una taza nueva que pueda ser a su vez un regalo. Se trata de un desayuno romántico, por lo que hay que evitar a toda costa el presentar cada alimento o bebida en recipientes comerciales o plásticos. Es importante cuidar cada detalle y ofrecer un aspecto estético y atractivo.

Si la pareja en cuestión sigue una dieta vegana, es fácil encontrar múltiples recetas para cocinar tortillas de verduras sin huevo o crepes veganas con frutas. Lo mismo sucede si convive con alguna alergia o intolerancia alimenticia, hay opciones para evitar cualquier tipo de alimento y, pese a ello, ofrecer un desayuno romántico.

A la hora de dar la sorpresa, hay dos opciones: llevar el desayuno a la cama o no, esto dependerá de cada persona. Sin embargo, también se puede despertar antes a la persona con algunas carantoñas mañaneras o un detalle romántico como flores.

Buscador

Suscríbete en nuestro Newsletter

¡Déjanos tu email y recibe ideas y consejos para tu boda!

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE