Ideas para preparar una cena romántica

Tanto si se acerca una fecha especial como si simplemente quieres sorprender a tu pareja, cualquier momento es bueno para regalarle una cena romántica preparada por ti mismo.

El primer paso es decidir dónde tendrá lugar, para ello hay que tener en cuenta si vivís juntos o si no. En este último caso, puedes ofrecer a tu pareja una invitación en la que se indique el día y la hora, aportando así un halo de misterio y expectación que le encantará.

Prepara la sorpresa con tiempo

En cualquier caso, será necesario asegurarse de que la casa estará vacía durante unas horas, para poder prepararlo todo y que no se arruine la sorpresa.

Lo primero que hay que organizar es el lugar de la cena. Si la temperatura exterior es cálida y agradable y la casa cuenta con jardín o terraza, ese será el lugar perfecto. Si no, el salón o el comedor pueden dar un giro con un par de detalles, como unas velas, una ristra de luces decorativas, unas flores o incluso aromas especiales, el objetivo es lograr un ambiente romántico único. Este cuidado también puede aplicarse a los cubiertos, las copas, la vajilla o el mantel.

Por supuesto, un indispensable es la música, acuérdate de establecer una lista de reproducción apropiada para el momento, que permita conversar durante la velada.

Busca un plan diferente para sorprender

Es aceptable recurrir a un restaurante para pedir comida, que, incluso, pueden llevártela a casa. No obstante, debe ser algo especial y diferente; incluso exótico como un hindú o un japonés, no la hamburguesería de siempre, por mucho que os guste.

Sin embargo, preparar la cena por ti mismo supone un importante valor añadido que, sin duda, será agradecido por tu pareja. No hay que tenerle miedo a la cocina, ya que hay recetas de todo tipo que puede dar lugar a resultados impresionantes.

Un ejemplo es el tartar, tanto de atún como de carne, o el risotto, que puede ser combinado de múltiples formas, aunque los champiñones y las setas son los reyes.

El horno puede convertirse en un gran aliado, pues los asados son de fácil elaboración y no requieren de gran cantidad de ingredientes. Pueden hacerse de pescado, como el rape o la lubina; de carnes, como el cerdo o el redondo de ternera; o verduras, como las berenjenas rellenas o los pimientos.

Las ensaladas también son una opción fácil, rápida y rica, además de saludable y de buena digestión, pues no hay que olvidar que se trata de una cena, al fin y al cabo.

No hay que olvidarse de la bebida. Al tratarse de una ocasión especial, es aconsejable apostar por el vino o algo fuera de lo habitual, como el champán, en el caso, además, de tratarse de algún tipo de celebración. El postre puede convertirse en un juego, ya que las opciones pueden ir desde una macedonia de frutas con yogur a unas crepes de nata y chocolate, y que pueden marcar el transcurso del resto de la noche.

Buscador

Suscríbete en nuestro Newsletter

¡Déjanos tu email y recibe ideas y consejos para tu boda!

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE